Alumna de 2º ESO gana el premio "Jovenes Talentos".

VICTORIA FERNÁNDEZ FELGUEROSO, alumna de 2º ESO A, ha resultado ganadora del Primer Premio Regional en el 53º concurso Coca-Cola "JÓVENES TALENTOS". Un premio de relato corto que se celebra desde el año 1961 a nivel nacional (y que ha ganado gente como Gonzalo Moure, Lucía Etxebarría, Lorenzo Silva y Alejandro Amenábar).

En Asturias se han presentado a este certamen cerca de 400 alumnos de 2º de la ESO de más de un centenar de centros escolares.

El 24 de enero se realizó la visita a la planta embotelladora de Coca-Cola en Colloto y la prueba tuvo lugar el 12 de abril en la Facultad de Geológicas. No se lo pusieron fácil, había que escribir un relato a partir de un estímulo: una tarjeta de visita de "Positividad Raudales", nombre y apellido del personaje que debía convertirse en el protagonista. Además, en la tarjeta de visita aparecen datos del personaje, como su profesión y su dirección de correo electrónico, que debían también formar parte del texto.

La gala de entrega de premios se celebró el pasado 7 de junio en el Castillo de los Templarios de Ponferrada (León). La jornada incluyó además una recepción en el Ayuntamiento de la localidad, un taller de radio en el Museo "Luis del Olmo" y una visita por el casco histórico de la capital del Bierzo y por las Salas del Castillo de los Templarios en donde se celebró la gala, tras un almuerzo.

Este es el relato de Vicky:

¡Hola! Me llamo Positividad Raudales ¿me conoces?
Soy ese pensamiento que se mete dentro de tu mejor amigo o amiga y le cuenta las cosas buenas de tu vida.
Tengo tres millones de veces tu edad, seguro que más.
Aparte, soy artista. Gracias a que puedo ver las cosas buenas de la vida fácilmente, he hecho grandes obras de arte. Lo malo es que no puedo hacerlas por mí mismo, necesito un cuerpo.

No siempre pude. Al inicio de toda la vida, no podía usar ningún cuerpo de los que veía para desatar mi imaginación. Todo eran gigantes seres cubiertos de escamas, sin pensamientos o emociones. Un día, esos seres desaparecieron, me quedé solo en el mundo.
Aun así, no me deprimí. Seguro que esto daría lugar a una nueva y mejor especie.

Así fue. Tenían poco pelo y mataban a seres distintos a ellos, aunque sentían dolor por ellos. ¿Sabes a quiénes me refiero? ¡Claro que sí! ¡Eres uno! O eso creo...
En fin, me metí en la mente de uno de ellos y les propuse al resto dibujar. Soltaron fuertes carcajadas y me enfadé. Me adentré en una cueva en busca de intimidad, pero en la cueva equivocada. Un enorme felino de grandes colmillos me miraba fijamente emitiendo gruñidos. Lo único que se me ocurrió fue tirar piedras; gracias a Dios, eso sirvió para matar al animal. De su cabeza salía un hilo de líquido rojo. Mojé mis dedos en él y pinté en las paredes al muerto animal. Los otros seres iguales a mí entraron en la cueva y vieron mi dibujo. Les gustó tanto que imitaron ese estilo durante miles de años, perfeccionando la técnica con el tiempo.

¡Así es! ¡Yo inventé el dibujo! De cuando en cuando me meto en la cabeza de alguno de vosotros para crear arte positivo.

Otra gran cosa que hice fue hace menos tiempo. Pinté uno de los cuadros más famosos de la historia, quizás el más conocido. Esa vez decidí ayudar a un famoso artista que estaba en una mala racha. Le hice pintar a una hermosa mujer con la mirada profunda en un triste paisaje. Éste le puso una mueca triste y seria, pero le hice cambiarla por una enigmática sonrisa, para que se vea que la dama del cuadro piensa en cosas positivas a pesar del paisaje desolador. ¿Ya sabes qué cuadro es? Seguro que sí.

Hoy en día la gente me busca mucho, pero es difícil encontrarme. ¡Te revelaré cómo hacerlo! Si realmente, de verdad, con total urgencia, me necesitas, mándame un mensaje a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. No te responderé inmediatamente, pero iré.
¿Quién sabe? Igual te visito algún día sin avisar.
   
© 2014 IES Virgen de Covadonga